GASTROENTERITIS DE VERANO

Es muy común cuando comienza la temporada de verano enfermarnos del estomago porque algo “nos cayó  mal”. Una de las causas de este hecho es que producto del calor se desarrollan con más facilidad algunos microorganismos en nuestras comidas que nos provocan diarrea, vómitos, dolor de cabeza y fiebre entre otros síntomas. Lo más difícil es identificar qué tipo de microorganismo nos atacó, pero lo más sencillo es prevenir estas enfermedades a través de modos básicos de higiene, conservación y limpieza de los alimentos que consumimos diariamente.


La mayoría de las infecciones transmitidas por los alimentos comúnmente reconocidas son las que son ocasionadas por las bacterias Campylobacter, Salmonella y la E. Coli y por un grupo de virus llamados calicivirus, conocido también como virus de o parecidos al Norwalk.

Calicivirus, o el virus parecido al Norwalk es un caso muy común de enfermedad, aunque rara vez se diagnostica. Ocasiona una enfermedad gastrointestinal aguda, con más vómitos que diarrea, que se resuelve en dos días. Se propagan principalmente de una persona infectada a otra.

La Organización mundial de la Salud (OMS) ha señalado que las principales causas de las diarreas estivales son:

- Manipulación de alimentos por personas infectadas. 
- Refrigeración inadecuada (mayor de 5º C), conservación de alimentos en recipientes muy grandes o alimentos dejados a temperatura ambiente. 
- Intervalo de varias horas entre preparación y consumo de los alimentos.
- Cocción insuficiente, es decir, servir alimentos semi crudos. 
- Conservación en caliente a temperatura inadecuada menor de 60º C.
- Uso de alimentos crudos contaminados.
- Falta de limpieza del equipo y utensilios de cocina.
- Frutas y verduras regadas con aguas contaminadas por estiércol de animales o alcantarillado humano.

Existen por lo tanto muchas formas de reducir el riesgo de la diarrea estival como:

1. Higiene personal: Las manos son el principal punto de contacto entre el alimento y el ser humano, por ello un buen lavado o la utilización de un gel antiséptico o sanetizante de manos es la forma más efectiva de prevención. 
2. Higiene de los alimentos: Se refiere a la limpieza de estos en todas las etapas por las cuales pasa antes de llegar al consumidor, es decir, al comprar, preparar, almacenar y consumir los alimentos.

El uso del alcohol en gel como un gel antiséptico ha demostrado su
efectividad al controlar el avance y propagación de la Gripe AH1N1
en la temporada invernal. Su método de prevención como
primera línea de combate resulta ser igualmente
eficaz para proteger a usted y su familia
de la diarrea estival.

 

Fuente: DIARREAS DE VERANO, ENFERMEDADES POR
ALIMENTOS; Clinica Bersant. (http://www.bersant.cl)